Bienvenido 2018, feliz año a tod@s, no podíamos dar la bienvenida al nuevo año de otra manera mejor que contaros lo bien que terminamos el año con un evento a la vez que un “regalo” para los sentidos…

Fue una invitación gracias a Ampi y a la gerencia de Hammam Al-Ándalus a liberarnos del estrés, a disfrutar de sus increíbles instalaciones e inmejorable trato.

Los Baños Árabes: Hammam Al-Ándalus se encuentran a pocos metros de la Mezquita, en pleno corazón de la judería, capital del califato Omeya, donde a través de los sentidos, te ofrecen la posibilidad de viajar en el tiempo al máximo expender del reino andalusí.

¿Os quedáis?

Antes un pequeño inciso donde a través de la Historia, en el Antiguo Al-Ándalus(Hammam o baño público) era uno de los principales centros de la vida social.

Aunque nace con carácter de ritual de la higiene del cuerpo, se consideraba un acto de purificación religiosa, pero fue también un lugar de descanso y de reunión como costumbre social.

Y es por ello que los baños árabes muestran la importancia del agua de la cultura musulmana, y es que el agua además de fuente de vida, y de calma es salud.

Y si a todo esto unimos que gracias a los baños árabes hace 11 años, me enamoré de Córdoba, y del que hoy es mi marido… pero eso ya os lo contaré en otro momento.

¿Me acompañas a una experiencia increíble?

El Hammam consta mediante la combinación del “Viaje del Agua” y un delicado masaje a base de aceite esenciales para transportarte a los aromas de Al-Ándalus.

Se comienza por una ducha tibia, tras lo cual pasamos a una sala templada(tepidarium) a 36 grados, se alterna con la sala caliente(caldarium) donde la temperatura del agua llega a 39 grados, que es beneficiosa para desintoxicar el cuerpo ya que elimina toxinas, descongestionan, y relaja los músculos, a continuación la sala de agua fría o frigidarium de 17-18 grados el cual despierta los sentidos, aumentando la energía, mejora la circulación...etc.

Tras lo cual pasamos al baño turco, es un baño de calor húmedo, el cual es generado por vapor de agua, es beneficioso para el sistema cardiorrespiratorio, oxigena los tejidos de la dermis, además de proporcionar una gran sensación de bienestar general y se finaliza en la sala de relajación para disfrutar de un delicioso .

Tras éste circuito pasamos al masaje relajante, donde puedes elegir tanto el tipo de masaje e instensidad como el aroma del aceite esencial, en mi caso elegí: Aceite esencial de flor de “Ámbar Rojo” que me cautivó su olor, y tras indagar sobre el, se le conoce como “flor del beso” y se extrae del hibisco, y en el antiguo Al-Ándalus se utilizaba mucho como ingrediente del té de hierbas, tiene efectos relevantes y es idóneo para equilibrar el ánimo.

Tras finalizar la experiencia pasamos a un precioso patio con el sonido del agua de una fuente de fondo, y es que dentro de las instalaciones para preservar la intimidad, no se permiten realizar fotos, así que aprovechamos éste increible "escenario" para plasmar el instante..

Os dejo algunos de los momentos con mis compis...

De izquierda a derecha:

Irene:Fashion Plus size, Amparo:Mis detalles y más,  Inma:Nacida para comprar , Carmen:Miss Calaveras, Rocío: Notas con Estilo 

 

Esta fue mi experiencia, la cual cada año desde hace 11 voy por mi aniversario, no podéis dejar de regalaros "tiempo", porque con el paso de los años te das cuenta que lo único que permanece en nuestra mente y nuestro corazón son las cosas que te aportaron algo diferente, un olor, una sensación…etc.

Y aunque ya las navidades pasaron, siempre es un buen momento para regalar, y que mejor algo que deje huella… 

Gracias por leerme.

¿Conocías los baños árabes? ¿te gustó la experiencia?

Espero vuestros comentarios,

Feliz martes,

Besos,

Lou.

Share This StoryTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *